viernes, 6 de julio de 2012

Carta de ajuste, carta de aguste...




   Mi particular carta de ajuste,  era esa donde me sorprendía noche sí, noche y día también, observando el colorido de tonos blancos, negros y grisáceos: una carta que acompañada por música, generalmente clásica (siempre amé esos acordes, esas armonías...), llegaba casi, casi a hipnotizarme; no sabía de su significado, ni falta que hacía: cual autómata, esperaba a que comenzase la programación. Luego una vez que ésta daba comienzo, por regla general, apagaba el televisor.

   Hoy mi carta de aguste, es diferente: por aquello del gusto, por aquello de poder elegir libremente y porque el ajuste de ahora, es bastante más simplón, más mecánico y sin vida propia... prefiero el aguste de la conciencia ajustada a mis tiempos, y agustada igualmente: soy un privilegiado que me muero de gusto cada vez que me invento un palabro nuevo: "Aguste"... y me quedo tan agusto cuando al soltarlo, sé que llegará tan lejos como los propios pensamientos: podrán decir que eres un pirado, un payaso o que te falta un tornillo; y lo más gracioso de todo, es que lo dirán ajustándose a unos patrones, que idearon otros locos... yo, me agusto a otros ideados por mí; y esos nadie puede arrebatarlos, nadie puede atraparlos y encarcelarlos, nadie puede borrarlos, por más que lo intenten.

   A ver cuándo, aparece de nuevo la carta de ajuste. De momento, dejo la mía: la de aguste...


Carta de ajuste... por utopazzo

¡Felices vacaciones...! ¡Felices cartas...!




18 comentarios:

  1. Está bien eso de inventar palabras y quedarte tan a gusto. Yo me inventé "curacos" "iglesiaca", y me quedé como tú, a mi aire y agusto.

    UN SALUDO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabros son más certeros que los que puede utilizar la propia RAE al respecto y su significado. Incluso me atrevería a decir que has sido bastante suave... Sigue inventando.

      Un cordial saludo desde el aguste...

      Eliminar
  2. Utopazzo, tenía ganas de volver a leer una nueva entrada tuya, ¿sabes? se me hace largo hasta que vuelves a escribir, y es que tus entradas son reflexivas, inteligentes e imaginativas, gracias por seguir.

    Me ha gustado tu carta de aguste, ¿sabes que está bien eso de inventar palabras? qué mismo dá suenen bien o regular, pero que no siempre tenga que ser la RAE quién nos las tenga que ofrecer, aunque yo no tengo ninguna propia, tendré que empezar a pensar jajajaja.

    Por cierto, me has traído recuerdos de mi infancia con la otra carta de ajuste.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carla por tus palabras. Es agradable encontrar comentarios como el tuyo, aunque siento discrepar en lo referente a "reflexivo" e "inteligente... sí creo en cambio que son imaginativas. Y claro que seguiré, pero mi "tarro" no da para mucho. Aunque en la próxima e imaginativa entrada (producto de un sueño... y de ahí lo "imaginativo"), estoy seguro que no te decepcionará.

      Algún día aparecerán por algún rincón esos palabros que me invento, que nos inventamos... en algunos casos, siento que pueden ser ofensivos u obscenos, y es por ello que me (nos) corta un poco. Pero sí llevas razón en cuanto a la RAE: creo que todos nosotros, tarde o temprano, acabamos siendo partícipes de sus "ciencia".

      Si te he traído a la memoria recuerdos de tu infancia, me alegra doblemente: por un lado, supongo que somos bastante cercanos en la década en la que aparecimos... por otro, brindar por que con ello, somos conscientes que "vivimos": el presente, se forma también con el pasado, y con la esperanza de ver el futuro.

      Besos.

      Eliminar
    2. Nada nuevo hay, pero te dejo mis huellas deseándote un feliz fin de semana.

      Besos.

      Eliminar
    3. ...No te creas, Carla... http://utopazzia.blogspot.com.es/2012/08/santo-y-sena.html

      Feliz fin de semana igualmente. Besos.

      Eliminar
  3. Regule todos los mandos de su casa con la ayuda de la carta de ajuste... si supiera la carta de ajuste el trabajo que iba a tener 40 años después, se quedaba blanca... bueno y negra...

    A mí lo de la carta de aguste me suena a como a una nana o a la tripa de una madre, ahí calentito, en tu propia carta de aguste... qué agustito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada más cerca, Javi. Ese "liberador de la mente", es lo más parecido a una nana. Si lo entona una madre (aunque fuese desde fuera, aunque se escuchase desde dentro de esa tripa), también actúa como mantra boomerang, o lo que es lo mismo, sirve de liberador para ambos: el niño, y la madre.
      No se me había ocurrido, pero hete aquí que con tu comentario, has conseguido que adquiera ese significado. Tal vez en más ocasiones de las que esperamos, el inconsciente activo alcanza metas insospechadas.

      Gracias por tu enriquecedor comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. ;)
      Despertador, he de dar por sentado que te ha gustado mi entrada.
      Gracias.
      Estaremos atentos, pues todo cuanto nos rodea, no deja de ser inquietante... y/o bueno...

      Eliminar
    2. Utopazzo, ya me dirás cómo se hace...llevo varios días intentando sintonizar mi carta de aguste pero no lo consigo. ¿Tú crees que todos tenemos una?. Creo recordar que hace tiempo sí sabía hacerlo, no en todos los momentos ni lugares, pero casi, casi...y lo mejor era que lo conseguía sin esfuerzo, es más, creo que era ella la que me sintonizaba a mí.

      Me parece que para conseguir ese aguste es necesario, previamente, realizar un montón de ajustes y éstos se amontonan de tal manera que ocultan cualquier posibilidad. Supongo que necesito un poco más de tiempo y las herramientas adecuadas. Ya las estoy buscando.

      Sigue disfrutando de tu aguste, de alguna manera, nos beneficia a todos.

      Besos.

      Eliminar
    3. No me cabe duda que todos, absolutamente todos, tenemos nuestra carta de aguste... sin saberlo, sin pretenderlo, sin buscarla:aparece cuando menos lo esperas, y tal vez, sin saberlo. Sólo hace falta "coger la posturita"...

      Como ya comenté por ahí arriba, es como un mantra, o liberador de la mente. A mí, en contadas ocasiones me lo encuentro en ese lugar de filosofar, cuando de visita, me coloco un buen libro delante. Son momentos breves, aunque no siempre. Recuerdo quedarme extasiado en más de una ocasión, y siempre aparecía mi madre aporreando la puerta y preguntando qué estaba haciendo: múltiples respuestas podría dar, pero siempre la más recurrida era aquella de "ya salgo...".

      A ver si en el nuevo (nuevos) filosofroom, encuentras tu aguste...

      Besos.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias Elena. Más me agrada a mí, que te guste :))

      Felices vacaciones.

      Eliminar
  6. Agusto me quedo con este "aguste" que te has elaborado a partir de la carta de ajuste (friolera de años ya) que iluminaba las horas del atardecer.
    Con tu permiso, me quedaré por aquí, paseando entre estos escritos que sacian mi curiosidad.
    No he conseguido que tu carta de ajuste funcione adecuadamente, quiero decir, que se vea y oiga de modo continuo hasta el final.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra, Mafalda, que te ajustes a ese aguste. Puedes quedarte el tiempo que quieras, y de paso, poder encontrar algún otro tipo de aguste entre mis febriles reflexiones. De momento, sigo en "pause"... ya se accionará el play.

      A veces, los vídeos en el Youtube, suceden estas cosas y se quedan "pillados": es un contratiempo, pues no te relaja para nada la incorrecta visualización.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Me gustaría saber que ajusta la carta de "ajuste".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Alejandro, si te refieres a la auténtica, a la que se veía en riguroso blanco y negro, realmente ajustaba (o trataba de hacerlo) la caja tonta (desconociendo a día de hoy, cómo se podía hacer), mientras esperabas que comenzase la programación (y en algunos casos, boquiabierto). En estos casos, era cuando yo apagaba generalmente el aparato... me gustaba más la música (generalmente clásica) que adornaba aquel panel de colores (porque era de colores, pese a no percibirlos por no disponer de tv. en color...).
      La segunda carta, la de aguste, creo que es más subjetiva aunque tal vez se pueda encontrar parte del significado en el vídeo que acompaña la entrada que de momento, está en "pause".

      Muchas gracias por tu paso y comentario. Un cordial saludo.

      Eliminar