martes, 9 de octubre de 2012

La aquiescente raza humana




 ¡Cinco operarios del ayuntamiento, para colocar "cuatro" ladrillos...!



Un sólo maestro, para educar y controlar a decenas de niños...



¡... Para luego terminar con ésto!

 

   ¿Acaso no somos cómplices todos...? 


   ¡Vayamos haciendo cola...!


  Fotografías de maestra oriental con niños, e hilera de burros:  imágenes de Internet a través del buscador.
    Fotografías de operarios del Ayuntamiento: tomadas por Rafa Ordóñez.



10 comentarios:

  1. Jajajajajaja, me mondo con la entrada!!! La tercera es digna de... ... ...me callo mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Isla... me alegra que te guste. La verdad, es que la tercera de las imágenes, la tomé de entre tres o cuatro, y en el momento de disparar, nada hacía pensar que el resultado fuese el que se puede apreciar: sólo me percaté de ello, cuando las pase´al ordenador. Como puedes imaginar, la casualidad no existe...

      Saludos.

      Eliminar
  2. Sí, Utopazzo, todos somos cómplices.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Queti. Yo me pido el tercero de la imagen: el del collar azul...

      Un abrazo para ti también.

      Eliminar
  3. La manida frase de "una imagen vale más que mil palabras", como todo, es bastante relativa.

    En la primera imagen cualquiera diría "vale, cuatro operarios para poner unos ladrillos parecen muchos pero es que el pedestal o como se llame, tiene su complicación y requiere su tiempo, que nos encanta criticarlo todo". Claro, si especificas que esos operarios tardaron más de dos en hacer "eso" ya la percepción cambia.

    Lo mismo ocurre con la foto de la maestra, ella sola con un montón de niños, que en este caso se lo pasan bomba, pero a veces, la maestra con el montón de niños no lo pasa tan bien...ni los niños tampoco.

    En el caso de la tercera habría que decir "ojo, que esto no es lo que parece"o "puedo explicarlo"

    A la última hago una excepción y no le pongo palabras, o sí..."tonto el último...y el primero", así nos va.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Nunca creí del todo en esa frase, pues según en qué casos, mil palabras pueden valer más que una imagen... ahora bien, en el caso de nuestro presidente, ni mil, ni un millón de palabras valen más que su imagen, ni su proporción inversa: el gallego más necio que pisa tierra española, además presumiendo de haber llegado a presidente, pensando (tal vez acierte en esto, y quizá sea lo único en lo que acierte) que el pueblo llano, el que ha depositado su confianza en él, es aún más necio...

      Todo esto viene a colación, porque en este pueblo (grande, pero pueblo...) donde vivimos, tenemos la versión del presi, pero en pequeño: la figura del alcalde, capaz de estas y otras (tal vez peores) cosas...

      Petons.

      Eliminar
  4. no son 4 son 5 los operarios.
    10 les mandan, 100 mandan a estos 10, 10000 mandan a esos 100,10000000,mandan a esos, y así hasta Dios.
    un saludo
    m.i.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más o menos, por ahí andas la cifras: en la fila de burritos, siempre que alguien cree ser el último, éste se alegra de inmediato ante la llegada, de entonces si, el último... aunque por poco tiempo. Así es la idiosincrasia de la especie humana; siempre habrá alguien detrás tuya.

      Un cordial saludo utopazziano desde la Antártida.

      Eliminar
  5. No te ha gustado nada la rotondita, eh? Pues yo la veo todos los días varias veces y oye, ya me estoy acostumbrando... sí, sí, guarda un sitio en la fila para mí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hemos de preocuparnos: a todo se acostumbra uno, y aunque antes de tirar de la cadena, echemos (siempre) un vistazo, por suerte nos queda Rodín, Picasso o Mozart... en estos casos, nunca tiramos jamás de la cadena, pues están donde los diosecillos los supieron colocar muy bien.

      Besos.

      Eliminar